Loading...

Blog de Gwestiel88

Anuncios



Este mes llegan algunos de los fenómenos más esperados por los aficionados a la astronomía, como las 'lágrimas de San Lorenzo' y un eclipse solar total.


El calendario astronómico de agosto nos dejará algunos de los fenómenos más esperados del año, como las perseidas o 'lágrimas de San Lorenzo', la lluvia de estrellas más famosa del mundo.

Sin embargo, no será el único evento astronómico de interés del mes: el 21 de agosto se producirá un fenómeno extraordinario, un eclipse solar total, y el 7 de agosto habrá eclipse parcial de luna.

Perseidas: 12-13 de agosto

Las perseidas podrán verse con mayor intensidad el 12 y 13 de agosto. Este año, no obstante, se calcula que la observación de la lluvia de estrellas será un poco más complicada, ya que será cercano a la luna llena.

[También te puede interesar: guía para ver las perseidas]

Cada lluvia de estrellas está asociada a un cometa. Las llamadas 'estrellas fugaces' de las Perseidas son en realidad pequeñas partículas de polvo de distintos tamaños, por lo general menores que granos de arena, que va dejando el cometa 'Swift-Tuttle' a lo largo de su órbita.

Cuando un cometa se acerca a las regiones interiores del Sistema Solar, su núcleo, formado por hielo y rocas, se sublima debido a la acción de la radiación solar y genera las características colas de polvo y gas. La corriente de partículas resultante se dispersa por la órbita del cometa.

La lluvia de meteoros que se produce suele tener su máxima actividad entre el 11 y el 13 de agosto, aunque el fenómeno es apreciable en menor intensidad desde la segunda mitad de julio hasta finales de agosto.

Eclipse solar: 21 de agosto

El eclipse solar total de este año será un evento extraordinario en el mundo. El eclipse será completo para Estados Unidos y parcial para Centroamérica, el norte de América del sur y parte de Europa.

Este fenómeno astronómico tiene lugar cuando la Luna cubre totalmente el Sol, al interponerse entre nuestra estrella y la Tierra.

Para poder observarlo, conviene situarse en un punto geográfico lo más despejado y/o alto posible, que permita ver la puesta de sol durante un periodo de tiempo más prolongado.

La NASA ha aconsejado no mirar a la estrella directamente ni usar filtros caseros o gafas homologadas.

Eclipse de Luna: 7 de agosto

El día 7 de este mes tendrá lugar un eclipse parcial de Luna, que será visible principalmente desde Asia, África, Oceanía y la Antartida. Será un fenómeno menos impactante que los anteriores, ya que solo el 25% de la superficie del satélite será eclipsado.



Sin miedo a equivocarme, puedo afirmar que toda religión existente suele representar el bien y el mal a través de algún tipo de avatar o personificación. Por ejemplo, el cristianismo suele decir que el Cristo es la representación de todo lo bueno, lo puro, lo perfecto, mientras que el Diablo, también conocido como Satanás, es el eterno némesis del primero, la representación de todo lo malo.


Pero… ¿qué tan cierto es todo esto?


Antes de continuar quiero hacer la siguiente advertencia: si eres una persona que se ofende fácilmente cuando lee o escucha algo que pueda poner en duda los dogmas religiosos que sigue, le recomiendo que abandone este artículo. Si por el contrario eres una persona de mente abierta y está dispuesta a escuchar y analizar cualquier evidencia que pueda comprometer las creencias que tiene, le invito a que siga leyendo.


Jesucristo y Lucifer, ¿son el mismo?


En la tradición cristiana el Diablo es conocido como Satanás, la serpiente antigua, o Lucifer. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que Satanás y Lucifer no son la misma entidad. Es más, como dice el titulo de este artículo, creo que Lucifer y Jesucristo son el mismo.


¿Por qué? Pasemos a analizar la evidencia.


El nombre de Lucifer es mencionado una sola vez en la biblia, en el libro de Isaías 14:12 – 13 y dice así:


¡Cómo has caído del cielo, oh Lucifer, hijo de la mañana! Has sido derribado por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Pero tú dijiste en tu corazón: «Subiré al cielo, por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono, y me sentaré en el monte de la asamblea, en el extremo norte.…»


Lucifer es una palabra proveniente del latín vulgar y significa literalmente “lucero de la mañana“. Siempre se ha pensado que Satanás y Lucifer son el mismo ser debido a que el versículo bíblico anteriormente citado afirma que Lucifer “cayó” a la tierra y según el versículo Apocalipsis 12:7 – 9, en el cielo se produjo una gran batalla y Satanás fue expulsado de él:


Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.


Sin embargo, la serpiente antigua hace su aparición en el Génesis (exactamente en Génesis 3: 1 – 5), cuando decide tentar a Eva para que comiera del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal:


Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: «Con que Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?» Y la mujer respondió a la serpiente: «Del fruto de los arboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que esta en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de el, ni le tocareis, para que no muráis» Entonces la serpiente dijo a la mujer: «No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal…»


En los versículos anteriormente citados encontré una gran contradicción que me hizo pensar que Lucifer y Satanás no son el mismo ser. Según Génesis 3: 1 – 5, la serpiente antigua ya estaba en la tierra al momento de tentar a Eva, sin embargo, según el versículo Isaías 14:12 – 13, Lucifer debilitaba naciones antes de caer a la tierra. Eso quiere decir que Lucifer era tan poderoso cuando aún habitaba en el cielo que debilitaba naciones. Me pregunto yo ¿qué naciones podía debilitar la serpiente antigua o “Lucifer” si ya había caído a la tierra cuando ésta apenas era habitada por Adán y Eva? Además, en el versículo de Apocalipsis 12:7 – 9 se mencionan todos los nombres que se le han dado al diablo (Satanás, serpiente antigua, gran dragón…) pero entre ellos no figura Lucifer.


¿Aún no estás convencido de que Satanás y Lucifer sean seres diferentes? Sigamos…


Según el libro de Job, exactamente Job 1:6 – 7, Satanás aún es considerado un hijo de Dios y puede entrar al cielo cuando quiere:


Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: «¿De dónde vienes?» Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: «De rodear la tierra y de andar por ella….»


Pregúntate lo siguiente: cómo es posible que Satanás, el “ángel caído” que arrastró consigo a la tercera parte de los ángeles del cielo, que tuvo que ser expulsado de la morada de dios por Miguel y sus ángeles, que corrompió la creación más perfecta de Dios (los seres humanos), tenga libre acceso al cielo, y no una vez, sino varias veces, como nos cuenta el libro de Job; y no solo eso, sino que Dios al parecer no sabe ni siquiera donde habita Satanás. Según el relato de Job, Satanás estaba simplemente cumpliendo su papel de acusador; sin embargo, esto no lo convierte precisamente en el enemigo de Dios. De hecho, según 1 Reyes 22:20 – 23, Dios tiene incluso espíritus de mentira que trabajan para él:


Y Jehová dijo: «¿Quién inducirá a Acab, para que suba y caiga en Ramot de Galaad? Y uno decía de una manera, y otro decía de otra. Y salió un espíritu y se puso delante de Jehová, y dijo: Yo le induciré. Y Jehová le dijo: ¿De qué manera? Él dijo: Yo saldré, y seré espíritu de mentira en boca de todos sus profetas. Y él dijo: Le inducirás, y aun lo conseguirás; ve, pues, y hazlo así. Y ahora, he aquí Jehová ha puesto espíritu de mentira en la boca de todos tus profetas, y Jehová ha decretado el mal acerca de ti»


Incluso, según el libro de Isaías 37:36, Dios tiene un ángel que hace de genocida para él…


Y salió el ángel de Jehová y mató a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios; y cuando se levantaron por la mañana, todo era cadáveres…


En palabras simples: Dios tiene ángeles o espíritus para todo: asesinar, enviar mensajes, luchar, mentir, acusar…


Ahora viene la pregunta más importante de este tema tan interesante: ¿Es Lucifer el mismo Jesucristo?


Como mencioné anteriormente, Lucifer, que significa lucero de la mañana, es mencionado una sola vez en la biblia. Y tú, ¿sabes a que otro personaje de la biblia se le identifica también como el lucero de la mañana? La respuesta la tenemos en 2 Pedro 1:19:


Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual ustedes hacen bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en sus corazones.


Exactamente, Jesucristo es también conocido como el lucero de la mañana, que bajó (cayó) a la tierra, murió y subió para sentarse a la diestra del padre. ¿Te suena de algo? Te invito a que leas de nuevo Isaias 14:12 – 13.


¿Sigues sin estar convencido de que Jesucristo es el Lucero de la mañana? Miremos otro verso bíblico, Apocalipsis 22:16:


Yo, Jesús, he enviado a mi ángel a fin de daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana.


Pero, ¿por qué en el antiguo testamento es visto como algo malo que Lucifer haya querido sentarse en el trono de Dios? La respuesta a este interrogante es bastante simple: porque para los judíos, Dios es uno solo, y es conocido como Jehová de los ejércitos, y cualquiera que pretendiera hacerse pasar por él, o pretendiera ocupar su lugar, era visto como el enemigo. ¿Te has preguntado alguna vez por qué los judíos pidieron que crucificaran a Jesús? Precisamente por afirmar ser el hijo de Dios, del padre, y por decir que su reino estaba en el cielo.


De hecho, Jesús afirma de manera contundente que el dios que adoraban los Judíos (Jehová) no era el Padre, sino que era el mismísimo diablo. La prueba de ello la encontramos en Juan 8:44:


Ustedes son de su padre el diablo y quieren hacer los deseos de su padre. El fue un asesino desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira.



En reiteradas ocasiones, cada vez que he expuesto en mis comentarios acerca de que los seres humanos somos una raza de esclavos creados por el demiurgo (falso dios) Jehová (o por los Jehová-Elohim), dios de los hebreos, he recibido la aprobación de algunas personas, y por supuesto la desaprobación de otras. éstas últimas van desde mentarme la madre, hasta de calificarme un consumidor de drogas. Otros, menos groseros, me han calificado de depresivo, o de frustrado.


Frente a todo esto, siento que debo ser consecuente con mis reflexiones personales; y aquí estoy, día a día, aclarando, o encontrando más argumentos para hacerme entender en la totalidad de mis creencias, y no en la parcialidad de éstas.


Como es lógico, en uno o dos artículos escritos por mí, es imposible que el lector, entienda cuál es mi concepción filosófica global que tengo acerca de la Vida, del Hombre, de dios y del mundo. Se me irá entendiendo mejor, mientras me exprese más veces acerca de dichos temas. El tiempo será mi mejor aliado.


En realidad, cada vez que escribo un artículo, aparte de quienes compartan empáticamente mis reflexiones, habrán otros que soltarán toda su artillería pesada sobre mí, dispuestos a acribillarme sin piedad. Ésta es, sin lugar a dudas, la parte más emocionante para mí: El soltar mis ideas a la arena, y ver si éstas son capaces de resistir los embates de mis más acérrimos críticos.


Sin embargo, considero, que es más fácil criticar, que crear. Es más fácil y cómodo estar de expectador en la tribuna, que estár en la arena frente a los leones. Por eso es que, pongo a prueba mis ideas ante un diverso público, y me doy cuenta de mis puntos fuertes; y sobre todo, de mis puntos débiles. A éstos últimos, los fortifico, luego de cada batalla.


Bien, luego de esta necesaria introducción, voy directo al tema expresado en el título del presente artículo.


Después de leer que he escrito de que la Tierra es una gran granja humana, y que nosotros, los seres humanos, somos el alimento de esos "dioses", y que nos crearon para ser sus esclavos eternos; muchos me preguntan: "¿Y, entonces, qué hacemos?". Ésta pregunta, entiendo, significa: "¿Hay alguna salida?", "¿Qué podemos hacer para liberarnos?", "¡Odio ser esclavo, no quiero serlo, detesto serlo!", "¿Soluciones?", "¿Debo conformarme y resignarme a ser un esclavo toda mi vida?", y otras interrogantes o protestas más.


Entonces, escarvo respuestas a aquellas inquietudes en interior; y surgen como dictados a mis oídos voces invisibles de algunas ideas para nuestra liberación.


Recuerden que todo cuanto existe surgió a partir de una gran explosión de Energía (el Big Ban, teoría expuesta por Stephen Hawking, físico teórico) que se expandió en todas direcciones, y que como resultado del viaje de esa liberación de energía, durante millones y millones de años, se fue formando el espacio; parte de esa energía se transformó en materia; surgiendo de este modo, el Universo, los planetas, las estrellas; y parte de ésta energía liberada adquirió consciencia; de modo que esta energía se introdujo en algunos cuerpos materiales, surgiendo de éste modo una diversidad de seres vivos, distribuídos en distintas partes del Universo. Estos seres vivos adquirieron consciencia, y se multiplicaron distintas razas de entidades. Unas entidades surgieron por una evolución natural; y otras fueron "creadas" por aquellas.


Situandonos en nuestro contexto, aquí en la Tierra, los Jehová (o como se llamen) evolucionaron naturalmente, son interdimensionales (invisibles ante nuestros ojos, actualmente) y aprendieron a manipular la materia, y a controlar el tiempo, desarrollaron su inteligencia, y fueron capaces de crear tecnología; logrando, "crear" (hibridizar) a la raza humana para sus propios propósitos y beneficios de alimentación de energía.


Sin embargo, no todos aquellos "dioses" coinciden en someter a los seres humanos eternamente. Algo así, como, entre los humanos, hay muchos que ya no desean alimentarse de carne, pues, esto significa el tener que asesinar seres vivos (aves, reses, ganado, etc), y prefieren comer vegetales (aunque éstos también son seres vivos, pero, en fin); de igual modo, algunas de aquellas entidades, desean liberar a los seres humanos. Y lo han intentado, sin mucho éxito.


Basándonos en los relatos antiguos de los distintos pueblos, y sobre todo, lo que se escribió en la tablillas de los sumerios, en los libros religiosos de los egipcios, babilónicos, fenicios, hebreos, en los relatos de la mitología de los griegos de la Antiguedad, y en los murales o de pistas dejadas por todas partes del mundo en los restos arqueológicos (África, China, Europa, Asia, América); se describen guerras entre los mismos "dioses".


Unos querían liberar a los seres humanos, y otros querían seguir sometiéndolos. No podemos saber si eran de la misma especie de entidades o de distintas especies de ellos. Aquellos primeros, querían darle el mismo conocimiento que tenían los "dioses" a los humanos; querían que los humanos desarrollaran las mismas capacidades y facultades que tenían los "dioses". Entonces se llevaron a cabo guerras entre los "dioses". Al parecer fueron muy violentas.


Sin embargo, los Jehová (o el nombre que sea que tengan) vencieron. Es decir, los del bando que querían que los humanos sean esclavos eternamente, GANARON, DERROTARON A SUS ADVERSARIOS. Como sucede en toda guerra, los vencedores se llevan todos los honores, y son estos los que escriben la Historia; y en éstas crónicas, los vencedores siempre se autodenominan (se autoproclaman): LOS BUENOS; y por ende, los perdedores vienen a ser: LOS MALOS. Pues aquí no fue distinto.


Los "Jehová", se llamaron a sí mismos, los "dioses" supremos, los buenos de la historia, los "dioses" absolutos (Jehová y sus "ángeles"), los que dirijirán a partir de entonces la vida de los humanos a su antojo y a su voluntad, según sus necesidades. Los perdedores fueron humillados, desprestigiados, insultados, expulsados del "cielo", llamándoles: ángeles caídos, adversarios, demonios, diablos, satanás, serpientes del Edén, seres de las tinieblas, seres de los infiernos, etc. Éstos fueron hechos prisioneros (se narra en el libro de Enoc). Por eso, los nombres de éstos mártires, quedaron en los oídos de los humanos como nombres malos: Lucifer (el portador de la luz del conocimiento, para que los humanos sean también como los "dioses") entre los hebreos; Horus, en los egipcios; Prometeo, en los griegos. Estos son vencidos por Jehová, Seth, o Zeus, respectivamente.


Sin embargo, la guerra por la liberación de los humanos no ha cesado. Los defensores de los humanos siguen luchando (los Enki, los Lucifer, los Horus, los Prometeo, etc) contra los Enlil, los Seth, los Jehová, los Zeus, etc.


Nuestros defensores, han enviado, seres que son humanos, pero, humanos iluminados e iluminadores, para que continúen con esta lucha; y el más destacado hasta hoy, lleva el nombre de JESÚS; así como también a otros iluminados: Buda; Krishna, entre otros.


Hablar de Jesús, merece un tema aparte (será mi siguiente publicación). Pero, este Jesús (el iluminado), no es ningún dios, es más bien una metáfora, un símbolo, y al mismo tiempo un ser humano, un profeta. Sin embargo, debo aclarar que Jesús (el iluminado) no es el personaje literario inventado por la Iglesia Católica Apostólica Romana; esta Iglesia Católica inventó un falso Jesús.


No somos seres humanos que buscamos una experiencia espiritual; somos, más bien, seres espirituales viviendo una experiencia humana.


De modo, que nosotros también TENEMOS esa energía consciente; y cuando despertemos, nos quitemos la venda y abramos los ojos, y, a la vez, veamos que estamos atrapados en una prisión que no queremos; podremos de dejar de adorar a esos falsos dioses; pues tenemos dormidas nuestras facultades que son igual que las de ellos.


Y todo este mundo organizado por ellos, se vendrá abajo. Todo su orden mundial caerá, el día que dejemos de obedecerles.



Moisés tenía ochenta años. Él justo había presenciado con asombro la visión de la zarza que ardía y no se consumía, y había recibido instrucciones del Ángel del Señor para presentarse delante del Faraón de Egipto y mandarle en el nombre del Gran Yo Soy que liberara a los hebreos de la esclavitud. Después de algo de indecisión y reconsideración, Moisés aceptó la misión y comenzó a hacer preparativos inmediatamente. Su suegro le dio permiso de regresar a Egipto con su familia. Luego él hizo las maletas con su esposa y sus dos hijos y se dirigió hacia el sur. Parece que no estaban muy lejos cuando el Señor salió al encuentro de Moisés y quiso matarlo (Éxodo 4:24). 


En respuesta a este cambio repentino, la esposa de Moisés, Séfora, circuncidó a su hijo y echó el prepucio a sus pies, diciendo, “tú me eres un esposo de sangre” (4:25). Después de esto, el Señor “le dejó...ir” (4:26).


Esta historia es particularmente difícil de entender a causa de su brevedad y la redacción inusual del versículo 24: “Jehová le salió al encuentro, y quiso matarlo”. Así que el fraseo del versículo provoca imágenes oscuras de Dios escabulléndose alrededor del campamento esperando emboscar a Moisés. El hecho que Dios matará a alguien no es raro en otros contextos. Los impíos murieron en el Gran Diluvio debido a sus acciones violentas y malas (Génesis 6:1-7). El Señor mató a los dos hijos de Judá, Er y Onán, a causa de su rebelión obvia (Génesis 38:7,1). En estos casos, y muchos más, Dios “mató” a una persona o a personas, pero indirectamente. El texto en Éxodo 4 no revela cómo Dios salió al encuentro de Moisés—sea por medio de un ángel (como la Septuaginta sugiere cuando anota “el Ángel del Señor” en el versículo 24) o por medio de alguna enfermedad. Cualquiera que haya sido el medio, nosotros podemos estar seguros que Moisés fue afligido debido a que era culpable de algún pecado, ya que la desobediencia es el  acto que Dios castiga con la muerte.

No se declara explícitamente el pecado de Moisés, pero los eventos circundantes proveen pistas importantes de la naturaleza de la transgresión de Moisés. Dios había instruido a su mensajero que advirtiera a Faraón a dejar libre a Israel, o que se arriesgara a perder su hijo primogénito (Éxodo 4:21-23). 


Dios había moldeado especialmente a Moisés por ochenta años para esta misión, y ahora había llegado la hora de la acción. Moisés debía guiar a su pueblo fuera de Egipto y ser un ejemplo para la casa de Faraón, para la nación de Egipto y para todas las naciones que oirían de estos sucesos (Éxodo 18:10,11; Josué 2:10,11). Por consiguiente, la vida personal de Moisés tenía que estar en orden antes que él pudiera dirigir la vida espiritual del pueblo hebreo. Parece que Moisés había descuidado administrar el rito sagrado de la circuncisión, el acto que simbolizaba el pacto del Todopoderoso con Su pueblo elegido. Tal vez esto fue el resultado de la presión de su tribu madianita adoptiva. Probablemente su esposa Séfora le persuadió para no circuncidar a su hijo, ya que ella aparentemente consideró a la práctica repugnante (4:25). Esto explicaría su reacción violenta; ella sintió que había salvado a su esposo de la muerte al derramar la sangre de su hijo. Cualquiera que fuera la causa, el pecado obvio de Moisés le hacía incapaz de servir como líder espiritual, y la situación debía ser rectificada antes que él llevara a cabo su misión efectivamente. En efecto, tan pronto como Séfora realizó el acto, el Señor “le dejó...ir”.



ELOHIM


En la Torá (Pentateuco, o Antiguo Testamento), libro religioso de los hebreos dice: " Bereshit bará Elohim et hashamáyim ve' et ha' árets..." (Génesis1:1). Traduciéndo esta frase literalmente, dice: "En el principio crearon LOS DIOSES los cielos y la Tierra...". Sí, en efecto, está escrito originalmente en la torá como "los dioses" (ELOHIM, plural de Dios en el idioma hebreo antiguo). Aunque, los defensores del monoteísmo, se esfuerzan por querer convencernos de que el plural de dios (Elohim), quiere decir: "El dios supremo y absoluto", no resulta muy convincente, pues no había necesidad de mencionarlo en plural, porque sino sería interpretado como: "El dios de todos los dioses". Con esto, el monoteísmo perdería piso, pues, se entendería como si existieran muchos dioses, aparte de Jehová. Por tanto, Jehová no sería el único dios.


Así mismo en el libro original hebreo leemos: " Vayomer Elohim: na'aseh adam betsalmenu, kide mutenu veyerdú bidegat hayam, uve' of hashamáyim, uvabehemáh, uvejol-ha' árets, uvejolharemas, haromés al-ha'a'rets" (Gen 1:26). Traducido: "Y dijeron los dioses: HAGAMOS un hombre a NUESTRA imagen, conforme a NUESTRA semejanza, y que señoree en los peces del mar, y en las aves de los cielos, y en los animales, y en toda la Tierra, y en todo reptil que anda arrastrándose sobre la faz de la Tierra". El plural se repite: "hagamos", "a nuestra".


¿Quiere decir, entonces, que en la creación del hombre y de todo lo demás, habían VARIOS DIOSES, Y NO SÓLO UNO? ¿Eran dioses, o se trataba de otros seres no humanos (alienígenas) los que crearon al Homo Sapiens Sapiens? Si esto es cierto, todo lo que nos han contado las religiones (católica, hebrea e islámica), se desmorona; y se vienen abajo todos los dogmas religiosos.



Jehova era perteneciente de una raza extraterrestre maligna que creo al ser humano como esclavo y después se hicieron pasar por dioses, en diferentes culturas y diferentes épocas, jehova era uno de ellos, algunos "Dioses" fingían ser benevolentes para engañar al ser humano, los manipulaban y hasta el día de hoy muchos siguen sumisos a un ser oscuro. Sus acciones en el pasado muestran que no es un ser de luz amor y espiritual si no todo lo contrario. El verdadero Dios es el cosmos, esa fuerza de energía cósmica, la mente maestra, que podríamos llamarlo Dios ya que es el verdadero creador (en parte, no del humano), la naturaleza cósmica.


Solo piénsenlo..más allá de toda interpretación,(hablamos de la biblia) hay algo que resulta incuestionable en los textos y es que se describe a un “Dios” sanguinario y cruel, que nada tiene de misericordioso ni omnipotente. ¿Cómo puede la gente y religión considerar a un Dios justo a jehova, capaz de destruir ciudades enteras y literalmente asesinar mujeres, niños y ancianos?.

Existe un creador, que quiere que la humanidad refleje amor luz y quiere que las personas evolucionen conscientemente y espiritualmente, pero ese no es jehova. Jehova era un extraterrestre mas que hubo a lo largo de la historia para engañar a la gente asiéndose pasar por un Dios benevolente y amoroso. 


El sincretismo religioso que supone el cristianismo, rama desgajada a fin de cuentas del judaísmo cuando los entonces fundadores del movimiento entendieron que el Mesías tanto tiempo esperado por ellos y anunciado por sus profetas era Jesús de Nazaret, hizo que se asumieran como propias todas las creencias ancestrales del «pueblo elegido», y que aún hoy en día se considere al Antiguo Testamento un libro «sagrado». Algo que, a la luz de nuestros conocimientos actuales, se nos antoja irracional. Por ejemplo, entre las creencias más arraigadas se encuentra la de que Yahvé era Dios; y que, consecuentemente, cuando Jesús se dirigía al Padre, se dirigía a Yahvé. Algo absolutamente ridículo. 


Hay que DESPERTAR, reflexiona, duda, cuestiona todo lo que te han metido en la cabeza desde pequeño e investiga, abrí la mente y veras la verdad con el tiempo.


(EL VERDADERO DIOS)

es el cosmos, esa gran fuerza de energia mental universal. La mente del cosmos, el todo mismo, podriamos llamarlo Dios, ya que es el verdadero creador.


La mente Infinita, <<DIOS>>


Todo existe en un campo de energía, un modelo vibracional único de energía creado por  el pensamiento y la emoción. Todo lo que existe es la misma energía, pero estos patrones infinitos crean una infinidad de formas, igual que el agua puede manifestarse en estado líquido, en forma de nubes, de vapor y de hielo. Su aspecto y tacto es muy diferente, pero sigue siendo agua en distintas formas. Algunos modelos de energía se manifiestan en el cuerpo humano, otros en la mente humana, y otros en pájaros, árboles, insectos, agua, cielo y aire. En el nivel de la energía pura, todo está conectado con todo. No existe la dictonomía nosotros/ellos, sólo nosotros y en última instancia <<Yo>>. Tenemos una capacidad potencial de acceder a toda la energía y, como la energía y la consciencia son lo mismo, tenemos la capacidad de acceder a todas las consciencias, la mente infinita a la que llamamos <<Dios>>. 


Este <<Dios>> no está separado de nosotros, nosotros estamos separados de el, pero.. es nosotros y nosotros somos él.

Anuncios

Grupo en WhatsApp

Nuestro grupo de WhatsApp está disponible siempre.

Simplemente debes enviar un mensaje vía WhatsApp al número +34 655 153 439 pidiendo tu unión al grupo. No se admiten mensajes SMS ni llamadas. Por favor, revisa las normas de nuestro grupo haciendo clic aquí


Anuncios

Anuncios
'':
desvanecer
deslizar
Calificación: